Skip to content

Comidas y cenas de primavera

  • by

Las recetas son escasas.
Pero luego nació este blog como un pequeño diario personal, un recordatorio, un momento para compartir y nada más.
Así que estoy de acuerdo: nuestra dieta últimamente es tan simple que rara vez podría escribir algo como una receta real.
Mucha legumbre, que a los niños les gusta prácticamente al natural (solo un poco de shoyu, copos de levadura nutricional y a ser posible guisada con mucho ajo o cebolla).

Ensaladas (la mezcla de rúcula y songino es el maestro, últimamente, aunque lamento mucho no poder encontrar la rúcula directamente de un productor y a veces nos hemos dado los primeros tomates cherry, aún no K, 0, pero en fin), a la que según el día, añadir manzana o pera, nueces o pipas de girasol, un poco de zumo de limón y vinagre balsámico.
¡Cereales, que van muy bien con mis amados espárragos (literalmente trato de llenarlos, están disponibles por tan poco tiempo)!
Aquí con quinoa roja, que también desde el punto de vista cromático va bien con el verde de los brotes de primavera!

Todo ello siempre sin aceite de cocina (marido e hijos suelen echarle una gota crudo), sin notar lo más mínimo la falta del mismo.