Skip to content

¿Sentirse estresado? Pruebe estas 5 posturas de yoga relajantes

Para algunos de nosotros, la vida posterior a la pandemia y la transición de regreso a la ‘nueva normalidad’ no ha sido fácil. Entre hacer malabarismos con las responsabilidades y completar listas interminables de tareas pendientes, encontrar tiempo para desconectar puede ser un desafío. Algunas personas salen a caminar para desestresarse; otros leen libros. Algunos escuchan podcasts, mientras que otros hacen yoga para relajarse.

Afortunadamente, no necesitas ser un gurú de la atención plena o un experto en yoga para guiarte a través de algunos movimientos de yoga. Estamos aquí para ayudarte a poner en práctica el autocuidado con algunas posturas de yoga simples y rápidas que te ayudarán a desconectar.

¿Por qué el yoga ayuda con el estrés?

Antes de lanzarse a esta tradición milenaria, es importante comprender por qué el yoga es bueno para usted y cómo puede ayudar a reducir los niveles de estrés y ansiedad.

La combinación de respiración consciente (pranayama) y posturas de yoga (asanas) activa tu sistema nervioso parasimpático, también conocido como nuestro estado más relajado, tu modo de “descanso y digestión”.

Una de sus funciones es controlar la capacidad del cuerpo para relajarse, enviando señales y liberando hormonas a diferentes partes de su cuerpo, reduciendo su presión arterial y frecuencia cardíaca, ayudándolo a sentirse conectado a tierra y concentrarse en el momento presente.

Cada detalle cuenta cuando se trata de yoga para aliviar el estrés. Antes de comenzar, asegúrese de encontrar un lugar tranquilo, use ropa cómoda y consiga una colchoneta o toalla.

Encender una vela también puede ayudar a crear un ambiente acogedor, junto con el uso de la gama de yoga de PE Nation, perfecta para un movimiento sin interrupciones mientras es súper versátil y elegante. Ahora, respire profundamente; es hora de aprender yoga.

5 posturas de yoga para relajarse

1. Sukhasana – Postura fácil

Comencemos esta secuencia con sukhasana, una de las poses más accesibles del yoga. Esta postura te permite comenzar a reducir la velocidad y conectarte con tu respiración, permitiéndote cambiar a un estado más meditativo. Es una práctica de relajación consciente a través de la cual te enfocas en tu respiración y despejas tu mente.

Cómo hacer Postura Fácil:

Siéntate con las piernas cruzadas, con las manos hacia arriba y apoyadas en los muslos. Asegúrate de sentarte erguido y de sentirte cómodo.

Luego, comienza a concentrarte en tu respiración. Con inhalaciones y exhalaciones más profundas por la nariz, tome conciencia de cómo se siente su cuerpo.

2. Marjaryasana a Bitilasana – Postura de Gato-Vaca

Después de activar la respiración consciente, traigamos movimiento a tu cuerpo con la postura Gato-Vaca. Marjaryasana a Bitilasana te hará fluir, permitiéndote guiar tus acciones a través de tu respiración.

Cómo hacer gato-vaca:

Comience en una posición de mesa y coloque las manos y las rodillas en el suelo. Los hombros deben colocarse encima de las muñecas, con las caderas sobre las rodillas.

Al inhalar, baje la barriga, levante el coxis y la cabeza hacia arriba, dirigiendo la mirada hacia el techo. Al exhalar, contrae el estómago, redondea la espalda y lleva la barbilla hacia el pecho.

3. Adho Mukha Svanasana – Perro boca abajo

El perro boca abajo, o Adho Mukha Svanasana, es una inversión leve que promueve el flujo de sangre al cerebro y otras partes de su cuerpo. También estira los isquiotibiales y las pantorrillas mientras alivia la tensión de la espalda y el cuello.

Cómo hacer el perro boca abajo:

Comenzando en la postura del gato-vaca, abre bien los dedos y levanta las rodillas del suelo, estirando las piernas y llevando la pelvis hacia el techo. Mire entre sus piernas y relaje su cuello.

Presione el suelo con los brazos y lleve los hombros hacia la espalda, creando espacio entre el cuello y los hombros. Tu cuerpo debe adoptar una “forma de V” invertida.

4. Balasana – Postura del niño

Balasana es una asana a la que siempre puedes volver durante la práctica si sientes que tu cuerpo está demasiado abrumado y tu respiración está desconectada de tus movimientos.

La postura del niño estira los músculos a lo largo de la parte trasera de tu cuerpo, que se tensa cuando estás estresado. Es una postura restauradora que te ayuda a relajarte, aliviando la tirantez y la tensión.

Cómo hacer la postura del niño:

Descanse la frente y la barbilla en el suelo, y doble y separe las rodillas en forma de ‘V’. Los dedos gordos de los pies deben tocarse y descansar la parte inferior sobre los talones. Extiende los brazos y alarga la columna. Permanece en esta posición mientras respiras profundamente.

5. Savasana – Postura del cadáver

Savasana es la postura final tradicional para cada práctica de yoga. Deja ir cualquier tensión o estrés que tengas y concéntrate en tu respiración. Esta postura restauradora permite que tu cuerpo absorba todos los beneficios de la práctica simplemente recostándote en el suelo.

Cómo hacer la postura del cadáver:

Acuéstese en el suelo con las piernas abiertas más que las caderas, permitiendo que los pies caigan hacia afuera. Abra los brazos de par en par, en un ángulo de 45 grados, con las palmas hacia arriba.

Cierra los ojos, sigue respirando y permite que tu cuerpo se relaje. Y así es como se hace Savasana. Sencillo, rápido, pero muy efectivo.

Explora los beneficios del yoga

Recuerda que los movimientos físicos son solo un tipo de yoga. Hay varias formas de conectarse con la respiración y relajarse, como Yoga Nidra (yoga antes de acostarse) y ejercicios de respiración relajantes.

Encuentre el estilo que mejor se adapte a usted, use un atuendo elegante de PE Nation y experimente los beneficios de una relajante rutina de yoga.